Archivo de la categoría: Mis Colonias

Colonia Formica rufibarbis (I)

Colonia Formica rufibarbis: del tubo al hormiguero

A principios de julio me donaron una reina. Quien la había cogido no sabía qué especie era en concreto, aunque estaba seguro de que era algún tipo de Formica. Me la dieron en un tubo de ensayo con un montoncito ya de huevos y larvas y nada más verla pude distinguir el sello rojo característico en la espalda que la delataba como Formica rufibarbis.

Reina Formica rufibarbis

Sigue leyendo

Please follow and like us:

Colonia Lasius niger (III)

Colonia Lasius niger: traslado a hormiguero

A principios de junio de 2018, la pequeña colonia ya constaba de 8 obrerillas y una buena pila de huevos, larvas y capullos. Viendo la odisea que había supuesto trasladarlas a un nuevo tubo de ensayo, decidí conectarlas ya a un mini-hormiguero de 8×6 con seta para que fueran trasladándose cuando lo estimaran oportuno. Este hormiguero es ideal para estos momentos iniciales de una colonia.

Colonia Lasius niger – conexión a hormiguero

Sigue leyendo

Please follow and like us:

Colonia Pheidole pallidula (III)

Colonia Pheidole pallidula: larvas gigantes

Empezaba el verano y cada vez se veían más huevos y larvas, que tendían a acumular alrededor de la seta:

Pheidole pallidula - huevos y larvas

Pheidole pallidula – huevos y larvas

Pero de entre todos, destacaban unas bolas enormes que siempre estaban atendidas en exclusiva por algunas esforzadas obreras. Comparadas con el resto de larvas, e incluso con las propias obreras, su tamaño era descomunal.

Sigue leyendo

Please follow and like us:

Colonia Pheidole pallidula (II)

Colonia Pheidole pallidula: eliminación de inquilino no deseado y traslado al nuevo hogar

Como se mostraban tan activas y ya eran un número razonablemente alto (en torno a 50-60), decidí trasladarlas ya a un hormiguero. Elegí un hormiguero de 10×10 con seta, ya que se trata de una especie que requiere una humedad elevada, y la seta es un buen mecanismo para proporcionarla. Pero antes cogí el tubo y me puse a observarlas un rato con la lupa. Y entonces lo vi. Un ácaro iba pasando de hormiga en hormiga, subiéndose en sus cabezas y usándolas a modo de transporte.

No podía pasarlas al hormiguero si había ácaros, porque entonces sería mucho más difícil erradicarlos. Pero claro…¿cómo podía aislar a la hormiga que tenía el ácaro?

Sigue leyendo

Please follow and like us:

Colonia Camponotus fallax (I)

Colonia Camponotus fallax: el inicio

Entre las agallas que recogí este verano durante las vacaciones, había una que estaba habitada por una especie que no conseguía identificar. De vez en cuando asomaba alguna la cabecita por el orificio de salida y así pude comprobar que se trataba de una hormiga de tamaño grande y color negro. Desde luego, no era una de las habituales inquilinas de las agallas, como pueden ser las Temnothorax, truncatus o quadripunctatus.

Dejé la agalla tal cual, metida en una cajita de jabón y a la espera de poder encontrarles un hogar más apropiado cuando volviera a casa. Aparte de ver asomarse de vez en cuando algún par de antenitas, poco movimiento más se veía. Hasta que llegó la noche, y una intrépida obrera decidió salir a explorar el terreno.

Obrera Camponotus fallax

Obrera Camponotus fallax reconociendo el terreno

Sigue leyendo

Please follow and like us:

Colonia Tapinoma nigerrimum (II)

Colonia Tapinoma nigerrimum: Operación limpieza

Tras descubrir que había introducido ácaros con las pupas salvajes, en seguida me puse a pensar una manera para conseguir eliminarlos cuanto antes. De momento solo estaban en las pupas, pero el peligro era que se fueran expandiendo y pasaran también a las obreras ya adultas o a la misma reina. Y cuanto más tiempo tardara, más se expandirían. Tenía que realizar la Operación Limpieza cuanto antes.

Sigue leyendo

Please follow and like us:

Colonia Lasius niger (II)

Colonia Lasius niger: mudanza forzosa

Mis Lasius niger se estaban asfixiando en el tubo de ensayo con el algodón podrido y no había forma de que se mudaran. A principios de mayo (mes y medio después de recibirlas) tomé la decisión de forzar la mudanza, ya que corría el riesgo de que acabaran muriendo todas por cabezonas y negarse a cambiarse de tubo.

Sigue leyendo

Please follow and like us:

Colonia Crematogaster scutellaris (I)

Colonia Crematogaster scutellaris: un ritmo trepidante

A finales de julio, durante mis vacaciones, encontré una pequeña colonia de Crematogaster scutellaris en una agalla diminuta. La colonia constaba de una reina, 13 nurses y una buena montañita de huevos, larvas y pupas. Introduje la agallita en un tubo de ensayo para que tuvieran agua, a la espera de llegar a casa y encontrarles un mejor sitio.

Crematogaster scutellaris en agalla

Crematogaster scutellaris en agalla

Sigue leyendo

Please follow and like us:

Colonia Tapinoma nigerrimum (I)

Colonia Tapinoma nigerrimum: una adopción exitosa

En mayo de 2018 conseguí una reina de Tapinoma nigerrimum. Estaba metida en un tubo de ensayo y tenía ya algún huevo, pero algo parecía no ir bien. Los huevos estaban desperdigados por el tubo y la reina no parecía hacerles mucho caso. Pasaron 3 semanas y la situación no cambiaba. Ninguno de los huevos evolucionaba y seguían sin verse larvas.

A finales de mes, en un paseo por el campo, vi uno de los frecuentes traslados que realizan las Tapinomas. Era una colonia enorme que iba de un sitio a otro trasladando huevos, larvas y pupas y decidí robarles unas pocas pupas para ver si mi reina las adoptaba. En ocasiones, el introducir huevos, larvas o pupas de otra colonia de la misma especie despierta el instinto de la reina e incentiva la puesta de huevos. Podía ser una solución al problema que parecía tener mi reina.

Pupas de Tapinoma nigerrimum

Pupas y larvas de Tapinoma nigerrimum

Sigue leyendo

Please follow and like us:

Colonia Colobopsis truncatus (I)

Colonia Colobopsis truncatus: primer hogar inesperado

Esta colonia la encontró en amigo en julio en una agalla y me la envió a medio abrir, metida en un bote de yogur, sin saber exactamente el tamaño que podía tener.

Colobopsis truncatus en agalla

Colobopsis truncatus en agalla (julio 2018)

Más o menos se veían algunas larvas y algunas hormigas, aunque no parecía haber mucho movimiento en el interior de la agalla. Tenía pinta de ser una colonia pequeña, de unos 10 individuos a lo mejor.

Sigue leyendo

Please follow and like us: