Colonia Lasius niger (II)

Colonia Lasius niger: mudanza forzosa

Mis Lasius niger se estaban asfixiando en el tubo de ensayo con el algodón podrido y no había forma de que se mudaran. A principios de mayo (mes y medio después de recibirlas) tomé la decisión de forzar la mudanza, ya que corría el riesgo de que acabaran muriendo todas por cabezonas y negarse a cambiarse de tubo.

Opté por preparar un tubo nuevo y ponerlo en una caja de Ferrero Roche, con la intención de volcar el tubo viejo y que las hormigas cayeran plácidamente junto con la reina y los huevos. Pero nada, lo único que cayó al volcarlo fueron unos cuantos capullos, pero tanto las nurses como la reina estaban perfectamente agarradas al tubo y al algodón. Lo intenté dando unos golpecitos al tubo, pero solo cayeron parte de las nurses. No había manera de que el resto se soltara, y además, los huevos estaban muy pegados a las paredes del tubo y no iba a haber manera de soltarlos. Así que decidí cortar el tubo de ensayo por detrás con una sierra de metal, extraer por ahí el algodón seco y podrido y depositar así el tubo dentro de la caja de Ferrero Roche junto al otro tubo.

Al principio hubo un poco de confusión y pavor en la pequeña colonia, pero pronto las nurses tomaron el control de la situación. Exploraron el nuevo tubo, decidieron que era un lugar acogedor y empezaron a distribuirse el trabajo: unas movían los capullos desperdigados por la caja de Ferrero Roche al interior del tubo y otras iban cogiendo los huevos aún pegados en los restos del tubo viejo y mudándolos también al interior del nuevo tubo. La reina permanecía escondida en un lateral del tubo nuevo, tratando de encontrar cualquier recoveco que le diera seguridad.

Lasius niger - Mudanza forzosa

Lasius niger – Mudanza forzosa

Y una vez estuvieron todos los capullos y huevos en el nuevo hogar, las nurses literalmente fueron guiando a empujoncitos a su reina hasta sus nuevos aposentos.

Lasius niger - Guiando a la reina

Lasius niger – Guiando a la reina

¡Y mudanza completada!

Pero ya había varios capullos a punto de abrirse, y viendo la calma con la que realizan las mudanzas pensé que ya iba siendo hora de conectarles el tubo a un hormiguero, así tendrían tiendo suficiente para mudarse antes de que este tubo se secara y volviera a pasar lo mismo.

 

5 (100%) 1 vote
Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *